Factores de Riesgo

Los factores de riesgo para presentar osteopenia y osteoporosis son: 1,2

Factores genéticos Factores de estilo de vida y nutrición
  • Edad (envejecimiento).
  • G√©nero femenino.
  • Antecedentes familiares.
  • Raza cauc√°sica (blanca).
  • Historia personal de fractura por fragilidad despu√©s de los 45 a√Īos.
  • Estatura elevada.
  • Bajo peso corporal (IMC <19).

*enlazar con IMC

  • Baja ingesta de calcio en la alimentaci√≥n.
  • Exceso de fibra.
  • D√©ficit de vitamina D o escasa exposici√≥n a la luz solar.
  • Tabaquismo (>1 paquete de cigarrillos al d√≠a).
  • Ingesta excesiva de alcohol.
  • Sedentarismo o inmovilizaci√≥n prolongada.
  • Consumo excesivo de caf√©.
  • Alimentaci√≥n inadecuada: exceso o d√©ficit de
  • prote√≠nas, dieta vegetariana.
 Déficit de hormonas sexuales  Fármacos
  • Primer periodo menstrual tard√≠o >15 a√Īos. (menarquia tard√≠a).
  • Ausencia de la menstruaci√≥n >1 a√Īo (amenorrea prolongada).
  • Menopausia precoz (<45 a√Īos), quir√ļrgica o de m√°s de 10 a√Īos de evoluci√≥n.
  • Concentraciones bajas de hormonas (testosterona) en hombres.
  • Quimioterapia.
  • Tamoxifeno (en premenopausia).
  • Glucocorticoides.
  • Anticonvulsivantes.
  • Litio, heparina.
  • Anti√°cidos con aluminio.
  • Tiroxina sobredosificada.
  • Antiandr√≥genos.
  • Quimioterapia.
  • Tamoxifeno (en premenopausia).
  • Glucocorticoides.
  • Anticonvulsivantes.
  • Litio, heparina.
  • Anti√°cidos con aluminio.
  • Tiroxina sobredosificada.

Antiandrógenos.

 Algunas afecciones o enfermedades que pueden provocar osteoporosis son:
  • Trastornos de la alimentaci√≥n como anorexia y bulimia.
  • Diabetes Mellitus.
  • Hipertensi√≥n.
  • S√≠ndrome de malabsorci√≥n.
  • Intolerancia a la lactosa.
  • Enfermedades renales.
  • Anemia perniciosa.
  • Artritis reumatoide.

FACTORES DE RIEGO OSTEOARTRITIS Y ARTRITIS REUMATOIDE

 

En el caso de la osteoartritis algunos factores que pueden favorecer la aparición de esta enfermedad son:3,4

 

Factores de riesgo para osteoartritis
Edad
Sexo
Obesidad
Ocupación
Pr√°ctica de deporte

En la artritis reumatoide no existen factores de riesgo determinados que aumenten la probabilidad de presentarla, se cree que algunas causas de esta enfermedad son de origen genético. También se piensa que algunos factores desencadenantes son infecciones por virus o bacterias, niveles cambiantes de hormonas en las mujeres relacionados con el embarazo, lactancia y uso de anticonceptivos.5

      Referencias:

  1. Escott-Stump S. Nutrici√≥n, diagn√≥stico y tratamiento. 6a. Edici√≥n. Wolters Kluwer Health/Lippincott Wiliams Wilkins. Barcelona, Espa√Īa 2010.
  2. De Luis Rom√°n DA. Dietoterapia, nutrici√≥n cl√≠nica y metabolismo. Ed. D√≠as de Santos. Madrid, Espa√Īa 2010.
  3. Cajijas JC, et al. Guía de práctica clínica basada en la evidencia para el diagnostico y tratamiento de la osteoartritis. Medicina Interna de México. 2011;  27(6): 552-572.
  4. ¬†Pe√Īa A, Fern√°ndez J. Prevalencia y factores de riesgo de la osteoartritis. Reumatol¬† Clin. 2007;3Supl 3:S6-12.
  5. ¬†De Luis Rom√°n DA. Dietoterapia, nutrici√≥n cl√≠nica y metabolismo. Ed. D√≠as de Santos. Madrid, Espa√Īa 2010.

Osteopenia y osteoporosis

Tabaco, Alcohol y Sedentarismo

Los malos hábitos como el consumo de tabaco, alcohol y el sedentarismo repercuten en la salud ósea.

Tabaco: En las personas con osteoporosis se recomienda dejar de fumar, ya que acelera la pérdida de masa ósea, especialmente en mujeres. El efecto puede ser debido a que acelera el metabolismo de estrógenos, disminuyendo las concentraciones séricas de esta hormona. Además en mujeres fumadoras se presenta la menopausia a edad más temprana que las no fumadoras.1,2

Alcohol: El consumo excesivo de alcohol provoca una reducción de la densidad mineral ósea, tanto por el efecto tóxico directo sobre los osteoblastos (células del hueso) así como por la malnutrición habitualmente asociada y el alto riesgo de fracturas ante la mayor frecuencia de caídas. El mayor riesgo nocivo es a partir de 30g de alcohol diarios.1,2

Sedentarismo: La inmovilizaci√≥n prolongada acelera la descalcificaci√≥n √≥sea y se acompa√Īa de elevadas p√©rdidas urinarias de calcio. Por otro lado, el ejercicio excesivo en mujeres pre-menop√°usicas (j√≥venes deportistas, bailarinas) puede conducir a p√©rdida de peso y ausencia de menstruaci√≥n, ocasionando osteoporosis.2

Referencias:

  1. Escott-Stump S. Nutrici√≥n, diagn√≥stico y tratamiento. 6a. Edici√≥n. Wolters Kluwer Health/Lippincott Wiliams Wilkins. Barcelona, Espa√Īa 2010.
  2. De Luis Rom√°n DA. Dietoterapia, nutrici√≥n cl√≠nica y metabolismo. Ed. D√≠as de Santos. Madrid, Espa√Īa 2010.

Alimentación Inadecuada

Cuando la ingesta de prote√≠nas es excesiva, existe una p√©rdida urinaria significativa de calcio (efecto hipercalci√ļrico). Se recomienda el consumo de prote√≠na de 0.8 a 1g/kg/d√≠a, con la finalidad de evitar la p√©rdida de calcio y as√≠ proteger la integridad de los huesos. Por otro lado, la ingesta proteica baja (menor de 45-55g/d√≠a en varones o de 45g/d√≠a en mujeres), es perjudicial tanto para adquirir una masa √≥sea adecuada en la adolescencia as√≠ como para conservarla en la edad adulta y en la vejez. La recomendaci√≥n en el consumo de prote√≠na es alrededor de 1g/kg/d√≠a, la cual ayudar√° al desarrollo y mantenimiento de la salud √≥sea, adem√°s de aumentar la activaci√≥n de la vitamina D, la cual beneficia la absorci√≥n de calcio, en los huesos. La suplementaci√≥n proteica de 20g/d√≠a en personas con d√©ficit consigue acelerar la recuperaci√≥n de personas con fracturas de cadera.1,2,3,

Otro componente contenido en algunos alimentos que aumenta la pérdida de calcio es la cafeína. La cafeína incrementa la eliminación urinaria de calcio entre 1 y 3 horas después de haberlo consumido, pero esto en condiciones normales no parece afectar al balance de calcio. No obstante, en el caso de personas adultas con baja ingesta de calcio o en mujeres post-menopáusicas su efecto podría ser significativo. Más de 300mg/día de cafeína puede tener un efecto negativo sobre la absorción de vitamina D alterando en forma negativa la densidad mineral ósea.1,2

Referencias:

  1. Escott-Stump S. Nutrici√≥n, diagn√≥stico y tratamiento. 6a. Edici√≥n. Wolters Kluwer Health/Lippincott Williams Wilkins. Barcelona, Espa√Īa 2010.
  2. De Luis Rom√°n DA. Dietoterapia, nutrici√≥n cl√≠nica y metabolismo. Ed. D√≠as de Santos. Madrid, Espa√Īa 2010.
  3. Torres N, Tovar A. La historia del uso de la soya en M√©xico, su valor nutricional y su efecto en la salud.¬† Salud p√ļblica de M√©xico. 2009; 51(3):246-254.

Osteoartritis

Edad y Sexo

El proceso de envejecimiento trae como consecuencia p√©rdida de la movilidad conforme avanza la edad, por ello los adultos mayores presentan frecuentemente afecciones en las articulaciones.¬† Las causas de estos cambios en la vejez no son claras, pero abarcan deterioro de los cart√≠lagos, ligamentos, tendones, l√≠quido sinovial y m√ļsculos.1,2 Tambi√©n se ha visto que hasta los 50 a√Īos la frecuencia de osteoartritis es similar en ambos sexos, pero a partir de esa edad la afecci√≥n de manos, cadera y rodillas es mayor en las mujeres. Tambi√©n se ha visto que las mujeres a partir de la menopausia tienen mayor riesgo de presentar osteoartritis debido a la disminuci√≥n de estr√≥genos.1,2

Referencias:

  1. Cajijas JC, et al. Guía de práctica clínica basada en la evidencia para el diagnostico y tratamiento de la osteoartritis. Medicina Interna de México. 2011;  27(6): 552-572.
  2. Pe√Īa A, Fern√°ndez J. Prevalencia y factores de riesgo de la osteoartritis. Reumatol Clin. 2007;3Supl 3:S6-12.

Ocupación

Los trabajos que requieren el uso prolongado y repetitivo de ciertas articulaciones, que se acompa√Īan de fatiga de los m√ļsculos implicados, se han relacionado con la osteoartritis. Por ejemplo, la osteoartritis de manos es mayor en trabajadores que realizan trabajos manuales (costureras, limpiadoras); la de rodilla es frecuente en personas en las que su trabajo exige prolongadas y repetidas flexiones de esta articulaci√≥n, as√≠ como, levantar grandes cantidades de peso (alba√Īiles, bomberos); la actividad laboral que m√°s se ha relacionado con la osteoartritis de cadera es en los agricultores.1,2

 

Referencias:

  1. Cajijas JC, et al. Guía de práctica clínica basada en la evidencia para el diagnostico y tratamiento de la osteoartritis. Medicina Interna de México. 2011;  27(6): 552-572.
  2. Pe√Īa A, Fern√°ndez J. Prevalencia y factores de riesgo de la osteoartritis. Reumatol¬† Clin. 2007;3Supl 3:S6-12.

Obesidad y Pr√°ctica de Deporte

La obesidad se asocia con da√Īo en las articulaciones, principalmente con osteoartritis de rodilla, debido a una sobrecarga por el peso, provocando desgaste del cart√≠lago, volvi√©ndolo m√°s √°spero y quebradizo. Esto disminuye el espacio de la articulaci√≥n haciendo que los huesos rocen uno con otro, deteriorando r√°pidamente el movimiento y¬† su funci√≥n.1,2

En personas que practican ejercicio, los factores de riesgo relacionados con el desarrollo de osteoartritis son: actividad f√≠sica de competici√≥n, alteraciones anat√≥micas de la articulaci√≥n y la continuaci√≥n de la pr√°ctica deportiva tras sufrir alguna lesi√≥n. Las articulaciones normales en general toleran impactos leves y prolongados causados por el ejercicio; sin embargo, individuos con alteraciones anat√≥micas en las articulaciones o que hayan sufrido alg√ļn tipo de lesi√≥n son¬† m√°s propensos padecer esta enfermedad.1,2

Referencias:

  1. Cajijas JC, et al. Guía de práctica clínica basada en la evidencia para el diagnostico y tratamiento de la osteoartritis. Medicina Interna de México. 2011;  27(6): 552-572.
  2. Pe√Īa A, Fern√°ndez J. Prevalencia y factores de riesgo de la osteoartritis. ReumatolClin.2007;3Supl 3:S6-12

 

Estadísticas

ESTADISTICAS OSTEOPOROSIS

  • Seg√ļn criterios de la OMS, la prevalencia de osteoporosis se estima en un 30% en las mujeres y 8% en los varones mayores de 50 a√Īos, y asciende hasta en un 50% en mujeres mayores de 70 a√Īos.1
  • El riesgo de osteoporosis es mucho mayor en mujeres que en hombres.1
  • La osteoporosis afecta a un 35% de las mujeres mayores de 50 a√Īos, porcentaje que se eleva un 52% en las mayores de 70 a√Īos.2
  • Seg√ļn la Asociaci√≥n Mexicana de Metabolismo √ďseo y Mineral (AMMOM) y la Fundaci√≥n Internacional de Osteoporosis (OIF) se estima que 20% de las mujeres mexicanas mayores de 50 a√Īos han sufrido fracturas vertebrales atribuibles a la desmineralizaci√≥n √≥sea y la tasa aumenta exponencialmente con la edad. La relaci√≥n por g√©nero es 1 de cada 3 mujeres y 1 de cada 8 hombres mayores de 50 a√Īos est√°n en riesgo de sufrir alguna alteraci√≥n en la densidad mineral √≥sea.3
  • En M√©xico, la poblaci√≥n mayor de 60 a√Īos de edad que requiere prevenci√≥n o tratamiento de la osteoporosis es alrededor de 3.5 millones de personas, otros 6.7 millones entre 35 y 60 a√Īos sufren alg√ļn grado de osteopenia y 15 millones de individuos menores de 35 a√Īos llegar√°n a esa edad con alguna disminuci√≥n en la masa √≥sea. Por tanto, la poblaci√≥n total de M√©xico que podr√≠a requerir alg√ļn tratamiento para la osteoporosis es, quiz√°, de alrededor de 24.5 millones, de los cuales aproximadamente 18% se concentra en la Ciudad de M√©xico.4

 

ESTAD√ćSTICAS OSTEOARTRITIS

  • La osteoartritis es la enfermedad reum√°tica m√°s frecuente a nivel mundial. Es una de las principales causas de dolor articular y de discapacidad en la poblaci√≥n adulta.5, 6 ¬†Se reportan valores de 47 hasta 88 casos por 100,000 habitantes de osteoartritis de cadera y de 164 a 240 casos por 100,000 habitantes de osteoartritis de rodilla.5
  • Se estima que el 30% de las personas de 45 a 65 a√Īos de edad y m√°s del 80% de las personas mayores de 60 a√Īos presentan alteraciones radiol√≥gicas de osteoartritis en al menos una articulaci√≥n.5, 6, 7
  • Su frecuencia aumenta con la edad, siendo mayor en mujeres que en hombres.2 A nivel mundial es la cuarta causa de enfermedad en la mujer mayor de 60 a√Īos y la octava en el hombre.7
  • En M√©xico se estima una prevalencia de osteoartritis de 2.3 a 11% en la poblaci√≥n adulta, adem√°s, es uno de los 10 principales motivos de consulta con el m√©dico familiar, de acuerdo con el IMSS.6, 7

 

ESTAD√ćSTICAS ARTRITIS REUMATOIDE

  • La artritis reumatoide afecta del 0.2 al 2% de la poblaci√≥n mundial, principalmente al grupo con mayor capacidad laboral o productiva dentro de la sociedad. Es tres veces mayor en las mujeres que en los hombres, su¬† prevalencia aumenta con la edad, manifest√°ndose mayormente en las mujeres de 60 a 64 a√Īos.8, 9
  • En M√©xico, 1 mill√≥n 700 mil personas de entre 20 y 50 a√Īos padecen artritis reumatoide, lo que representa un grave problema de salud p√ļblica. En el pa√≠s 1.6% de los 112 millones de la poblaci√≥n general tiene artritis, seg√ļn la estad√≠stica actualizada sobre esa enfermedad.10

 

Referencias:

  1. Luis Rom√°n DA. Dietoterapia, nutrici√≥n cl√≠nica y metabolismo. Ed. D√≠as de Santos. Madrid, Espa√Īa 2010
  2. Gómez F, Vázquez J, Lara M.  Osteoporosis y osteopenia en mujeres trabajadoras de la salud en la Ciudad de México. Acta Ortopédica Mexicana 2008; 22(5): Sep.-Oct: 292-302.
  3. Reyes J, Moreno J. Prevalencia de osteopenia y osteoporosis en mujeres posmenopáusicas.  Aten Primaria. 2005; 35(7):342-7.
  4. Lago A, Parada M, Somera J. Prevalencia de osteoporosis en población abierta de la Ciudad de México. GinecolObstetMex 2008; 76(5):261-6.
  5. Gu√≠a Cl√≠nica Tratamiento M√©dico en personas de 55 a√Īos y mas con Artrosis de Cadera y/o rodilla, Leve o Moderada Santiago: Ministerio de Salud, 2007.
  6. Guía de práctica clínica  para el diagnostico y tratamiento de la osteoartritis. México: Secretaria de Salud; 2009.
  7. Cajijas JC, et al. Guía de práctica clínica basada en la evidencia para el diagnostico y tratamiento de la osteoartritis. Medicina Interna de México. 2011;  27(6): 552-572.
  8. Guía de práctica clínica, diagnostico y tratamiento de artritis reumatoide del adulto, México: Secretaria de Salud; 2009.
  9. Soledad M. Artritis reumatoide fisiología y tratamiento. Universidad de Costa Rica. 2004.
  10. http://www.amepar.org.mx/medios

Sedentarismo y enfermedades cardiovasculares

Posted on: No Comments

Actualmente el sedentarismo y la inactividad física han incrementado debido al uso de sistemas de transporte, la actividad laboral y las nuevas formas de ocio; una persona sedentaria gasta menos del 10% del total de las calorías consumidas diariamente, como consecuencia de la inactividad física. En individuos sanos puede considerarse sedentarios a aquellos que no realizan como mínimo 30 minutos de caminata diaria de 5 a 7 días por semana o el equivalente en consumo calórico diario, producto de cualquier otra actividad.

El sedentarismo es uno de los mayores factores de riesgo en el desarrollo de la enfermedad cardiaca ya que se ha visto en diferentes estudios, que las personas activas muestran adecuados niveles de lípidos en sangre como el colesterol y triglicéridos a diferencia de las sedentarias.

Además, el ejercicio favorece el control de la presión arterial y colabora a mantener un peso saludable evitando sobrepeso u obesidad, la cual también es un factor de riesgo para padecer enfermedades del corazón, hipertensión, diabetes, niveles altos de colesterol y triglicéridos así como cáncer. El ejercicio mejora dichos factores de riesgo, igualmente incrementa la resistencia física y aumenta la densidad ósea.

Diversos estudios han puesto de manifiesto que combatir el sedentarismo puede ser la mejor inversi√≥n en salud por los claros beneficios que conduce la pr√°ctica de ejercicio o actividad f√≠sica. En general se puede decir que el mayor efecto del ejercicio es aumentar el colesterol ‚Äúsaludable‚ÄĚ (HDL) y disminuir ‚Äúno saludable‚ÄĚ (LDL) en sangre. Para producir efectos positivos en los niveles de l√≠pidos, se recomienda realizar ejercicio de tipo aer√≥bico (correr, caminar a paso r√°pido, realizar bicicleta, etc.) a baja intensidad.

Al ser un factor de riesgo modificable, se recomienda que se adopte un estilo de vida que incluya ejercicio físico, buscando mejorar y reducir el riesgo cardiovascular, siendo fundamental que se inicie desde la infancia para adquirir el hábito y prevenir enfermedades al ser adultos.

Es importante recordar que si existe alguna complicación del corazón es necesario consultar al médico previamente para tener seguridad de que se puede llevar a cabo alguna actividad física.

 

 

Referencias:

  1. http://www.fundaciondelcorazon.com
  2. Márquez S, et al. Sedentarismo y salud: efectos beneficiosos de la actividad física. Actividad Física y Salud. 1er trimestre 2006; 12-24.