Nutrisa en tu mundo

Inicio / Ingredientes / q / Queratina
Búsqueda por orden alfabético
Queratina

La queratina es una proteína natural: constituye el 80% de nuestro cabello, al que aporta elasticidad y fuerza. ¿El problema? Se pierde con el paso del tiempo, por el sol, los tratamientos químicos, secadoras, planchas lo que provoca fragilidad y encrespamiento. Al reponerla, recupera vitalidad y fortalece la fibra capilar, lo que favorece su efecto antiencrespamiento.

La queratina es una proteína muy rica en azufre, fácil de hallar ya que no sólo se encuentra en las uñas, piel y cabello del ser humano sino que también está en los animales, en las plumas, en la lana, los cuernos y las pezuñas.

Existe la queratina en forma blanda como la que podemos observar en la piel y también en forma dura que podemos encontrar en el cabello, pestañas y uñas.

Estructura de la Queratina

Podemos decir que la queratina se trata de un entramado de hebras que se ensamblan y torsionan dando lugar a una especie de cuerda que vuelve a su vez a ensamblarse con otras cuerdas y de ese modo van constituyendo una red enorme casi tanto como aquellas que sirven para amarrar los barcos.

Esta estructura mantiene su forma tan particular gracias a sus puentes de hidrógeno que son las que mantienen a los aminoácidos de esa proteína unidos.

El modo de conformación del tallo capilar, donde la queratina forma escamas haciéndole de protección, es la estructura que hace que el cabello sea tan fuerte, tan firme y resistente pese a su mínimo espesor de una décima de milímetro.

La cutícula es la parte responsable de proteger al cabello en su interior y está formada por células compuestas de queratina que interviene en características como el color y el brillo.

Factores ambientales, tratamientos mecánicos y trabajos químicos, pueden ser los causantes principales de un cambio notable en la estructura del cabello, dándole sequedad, permeabilidad, haciéndolo frágil y quebradizo y generando de este modo su deterioro.

Más del 95% del cabello de los seres humanos está compuesto por queratina.

A medida que el tiempo transcurre, tal como sucede con la piel, el cabello humano va envejeciendo y debilitándose, lo cual va acompañado de la pérdida de queratina y también de las virtudes que ésta brinda al cabello: brillo, resistencia, elasticidad, torsión y fuerza.

¿Cómo cuidar la queratina?

Si bien la queratina está constituida en gran parte por azufre, su dureza y resistencia se debe a la composición de hidrógeno que tiene su fórmula que es lo que le proporciona las características que le permiten estar fuerte, estirarse y no quebrarse.

Sabemos que la queratina puede sufrir cambios en su estructura, rompiéndose los enlaces o puentes de hidrógeno ocasionado por agresiones ambientales y también como consecuencia de productos que dañan la queratina presente, tanto en cabello, uñas o pestañas, perdiendo fuerza, elasticidad, resistencia y brillo.

Para que recupere sus propiedades, es imprescindible aportarle aquellas cosas de las que está compuesto, es decir, aminoácidos, azufre y compuestos que contengan hidrolizados de queratina.

El uso de los productos que contienen queratina, sean máscaras, champús etc. pueden devolverle al cabello la flexibilidad, la fuerza, el brillo y cohesión perdidas y aportar los siguientes beneficios:

  • Elimina el encrespamiento totalmente. Alisa el cabello pero deja un acabado natural, sin el efecto plancha del alisado japonés.
  • Deja el pelo más suave y brillante. Al cerrar, la cutícula, la luz “rebota” más. Incluso la coloración adquiere un tono más luminoso.
  • Reestructura la fibra capilar, pestañas o uñas, dependiendo del tipo de producto.
  • Proporciona fuerza y resistencia cuando se cepille.
  • No provoca alergias, ya que es un ingrediente presente de forma natural en el pelo.

Referencias:

Ingredientes con "q"